martes, 21 de octubre de 2008

Del Supermercado al Museo

Brillo Box, Andy Warhol, 1964, Tate Modern of London

Siempre que pensamos o nos referimos una obra de arte nos viene a la mente imágenes como por ejemplo los cuadros de Caravaggio; David; Gauguin; Van Gogh… esculturas como las de Bernini; Canova; Rodin; Cellini… y si evidentemente son maravillosos artistas con unas obras ejemplares pero si decimos que Warhol es una artista como los anteriores ya ponemos en duda el concepto de artista.

El Pop Art es otro de los muchos mundos de la pintura universal con grandes artistas como Andy Warhol, Juan Gris, Roy Lichtenstein, Carl Oldenburg entre muchísimos otros. En la universidad, frecuentemente en asignaturas de la talla como Teoría del Arte, nos formulan las preguntas de qué es arte y qué no lo es, quién es artista y quién no, que entendemos cómo obra de arte. No sé porque pero siempre aparece la típica pregunta y la típica apreciación de si el Pop Art se puede considerar arte o no… hay muchas hipotesis sobrte el significado de éste genero de la pintura, yo tengo mi propia opinión sobre el movimiento. Siempre he afirmado que lo que pretende hacer creer el artista al espectador es que todo es arte, la descontextualización del objeto o del icono de la persona hace que pasen de ser algo común a algo singular y a ser, en consecuencia, admirado y estudiado.
Pasar de la estantería de un supermercado a la vitrina de un museo, transformado en una obra artística, hace que todo tome una nueva dimensión… Alguien se ha molestado en tomar un objeto del día a día; lo ha vuelto a crear magnificando, o no, su tamaño (o repitiendo el objeto hasta la saciedad); y finalmente lo ha puesto en un museo. Pasa a ser algo que nos puede pasar desapercibido a algo que nos llame la atención y admirarlo durante un rato. Al menos el artista consigue que el espectador se pare a mirarlo cosa que en un ámbito cotidiano sería impensable.

Desde hace mucho tiempo que soy una gran admiradora de Andy Warhol. Empecé simplemente por goce estético de sus obras, me parecían originales y diferentes al resto. Mucha gente que tienen colgado en su casa una reproducción de Warhol es simplemente por eso, por estetica o por apuntarse al carro del mundo pop. Cuando veo mis dos reproducciones (Marilyn y 100 Cans -Sopas Campbell's-) no veo solo las diferentes variaciones de colores en la faz de Marilyn Monroe ni las 100 latitas de sopas. Veo las excentridades del Andy, sus locuras en sus videos, veo su forma de crear… Respeto a su forma de crear me gustaría comentar un documental que vi por casualidad hace un tiempo en el Canal de Historia de Digital Plus. En el reportaje/ documental se mostraban varios videos hechos por el propio Andy de cómo realizaba sus series. En el video se tomaba la imagen de Liz Taylor. El procedimiento de Warhol era tomar una foto de una imagen de una persona conocida (normalmente lo hacia mediante una polaroid) de ahí creaba un fotolito (más grande o más pequeño dependiendo de lo que le interesaba crear) y finalmente lo empapaba con la tinta y lo estampaba. Era un reportaje muy interesante, lástima que no tenga la referencia para citarla y para poderlo volverlo a ver de nuevo. La gente normalmente desconoce el proceso de creación de las obras de éste artista y piensan que lo que simplemente hace es ampliar una imagen y pintar encima... no es así, como ya he citado el proceso es más largo de lo que realmente uno cree y eso es lo que, personalmente, valoro en su obra.

Recuerdo como si fuera hoy la primera vez que vi en directo una obra de Warhol. Fue en la Tate Modern de Londres en el 2006. Entré en una sala y a mano izquierda quedaba una sala más estrecha y estaba allí, la Caja Brillo. No sabía que hacer, ni que decir… me apresuré a verla de más cerca, la rodeé, la miré cenitalmente, por los lados… era genial. La perfección del dibujo del logo de la caja de jabón parecía totalmente real… daban ganas de abrir el cubo y mirar si dentro se encontraba el detergente. En la sala contigua a la de la Caja Brillo me encontré con una nueva sorpresa dos obras más: Marilyn Diptych (1962) y la obra Double Elvis (1964). Me impresionaron por el gran tamaño de la tela y además me fijé desde el punto de vista de la edición, porque al haber visto el reportaje, que he comentado anteriormente, vas a ver los detalles que se comentaban en él. La progressión de la perdida de pintura de la primera estampación a la última era evidente, de repente Warhol apareción en mi mente de rodillas en el suelo usando la gran plancha del fotolito como un tampón. Para cualquier otra persona, tener una obra de Warhol delate suya le puede llegar a ser totalmente indiferente o no puede transmitir nada, pero en mi caso no me dejó plantada enfrente de la obra durante un buen rato.

Lo importante de la obra no es solo lo que se ve sino también su historia, su proceso de creación, su mensaje, la vida de su creador… todos los factores son importantes para entender en conjunto la obra y darle un valor u otro a ésta.

El arte no siempre es lo que se enmarca dentro de unos canones preestablecidos sino que a veces éste “nuevo” arte toma una carretera secundaria que conduce a un mundo nuevo por con maravillosos elementos que lo configuran.

" La inspiración es la televisión."
Andy Warhol, artista

2 comentarios:

M@riel dijo...

Hola, Gloria:

Gracias por recordarnos que el arte no son tan solo los pasillos del Prado llenos de cuadros de Velázquez. A mí también me gusta Warhol, aunque no voy a negar que adoro el período Clásico, Renacentista, Barroco y Neoclásico (lo que no quita que me vuelva loca el Arte Moderno). Es magnífico que reflejes el hecho de que resulta muy necesario pensar en lo que Warhol trataba de expresar o en el modo en el que elaboraba su obra. Es una pena que aquellos que contemplan obras artísticas se olviden a menudo de esto. Un abrazo.

El Arte del Arte dijo...

Hola Mariel:
Gracias a ti por el comentario. Yo también, como tú, soy una apasionada del arte moderno, sobretodo despues de mis vacaciones en Florencia el año pasado. En él se puede ver realemente la base de la pintura como tal, base de pintura que utilizan los avanguardistas pero para crear algo totalmente opuesto a los canones renacentistas. Pero como bien dices ellos también hacen arte y que a veces el resultado final no es en sí la obra de arte sino su procedimiento.
No dudes en ir dejar comentarios por aquí, al menos se que hay alguien que se va releyendo estas locuras mías!
Mil besazos bonita!