martes, 11 de noviembre de 2008

Inocencia tétrica

Mark Ryden en su estudio

Normalmente podemos decir que conocemos a los artistas por sus obras colgadas en las paredes de los museos o en las galerías de arte. A menudo, sobretodo en el mundo del arte contemporáneo, te quedas con el nombre del artista o el de la obra que te ha impactado y una vez en casa indagas sobre el y su obra a través de Internet.

Como conocí el artista que dedico el espacio no fue así. Lo hice a través de un programa de televisión dedicado al mundo de los tatuajes, Miami Ink. Una chica quería hacerse una reproducción de uno de los dibujos del artista en la parte baja de la espalda. Al verlo me quedé fascinada por el dibujo. Era macabro pero a la vez precioso.
Evidentemente que quedé con el nombre del artista y me fui de cabeza al ordenador a buscar más obras de él. Su nombre es Mark Ryden.

Al ver su galería en primera instancia puedes ver imágenes dulces e incluso infantiles pero una vez vas analizando parte por parte, elemento por elemento ves que realmente no son tan tiernas e inocentes sino que su mensaje va más allá del goce estético. Viendo sus obras también nos podemos trasladar en cierto modo en el mundo del surrealismo, pero yo me atrevería decir que sería un resurgimiento del surrealismo.

Snow White, Mark Ryden, 1997

St. Barbie, Mark Ryden, 1994

Hay muchas obras que destacar de su extensa galería pero sin duda alguna me quedo con la serie Blood (Sangre). Son unos dibujos que no dejan indiferentes a nadie, son como extraidos de una película de terror, pero a la vez desprenden una magia especial que hace, al menos personalmente, que te dejen atrapado y mirar y remirar cada detalle.

Rose, Mark Ryden, 2003

Además de hacer éstas pinturas también ha creado portadas de discos para los artistas más consagrados en el mundo de la música. Es el caso de Michael Jackson que creó para él la portada del disco Dangerous. En éste enlace podeis ver el analisis de la iconografía del la cubierta y podreis observar el significado de cada elemento y ver que está allí por un motivo determinado.

Portada del disco de Michael Jackson, Dangerous, Mark Ryden, 1991

Para finalizar me gustaría recomendaros que pasarais por al web de Mark Ryden y así podeis ver algunas obras más de las que he colgado por aquí.

4 comentarios:

M@riel dijo...

Hola, Glo:
Me he sorprendido al encontrar el artículo, ya que no conocía al pintor y, como bien dices, no deja a nadie indiferente: ¡es imposible dejar de analizar y contemplar sus cuadros! Verdaderamente fascinante.
Un fuerte abrazo.

El Arte del Arte dijo...

Muchas gracias Mariel por pasarte!!
Me alegra que te haya gustado la obra de Ryden, es algo especial y raro en primera vista pero luego la obra te atrapa y como tu dices no paras de analizar!
Besotes!!

El llano Galvín dijo...

Ya conocía alguna obra de este autor, aunque a mí me parece más crítico que tétrico. No he leído nada acerca de él, pero su forma de reinterpretar obras clásicas dándoles un aire infantil e irónico, con su acabado pulcro y relamido como muchas obras clásicas, seguro que es una crítica al arte convencional.
Creo que el retrato suyo que expones también es una buena muestra de ello, por un momento pensé que pertenecía a otro momento histórico ;)
Un saludo!!!

El Arte del Arte dijo...

Sí tienes toda la razón que era más critico que tetrico pero referiendome a la parte de su obra llamada Blood es donde aparece su lado más tetrico y macabra.
Y sí su retrato está hecho totalmente a la antifgua, a mi tb me lo pareció al verlo por primera vez, con la calabera y los demás objetos...
Mil gracias por pasarte de nuevo por aquí!!
Mil besazos!