miércoles, 10 de diciembre de 2008

Paisaje(s) del cine mudo en España (II) Crónica de la presentación

La semana pasada, como ya os conté en el post anterior, asistí a la presentación del libro de Joan Minguet “Paisaje(s) del cine mudo en España” en la Filmoteca de Catalunya (Av. Sarriá 22) y tal y como os dije os hago una pequeña crónica de la tarde.

Eran las 17.45h cuando cogía el tren hacía Barcelona. Estaba intrigada con la presentación, en mi mente tenia todo tipo de pregunta acerca de lo que vería esta vez… qué es lo que diría Joan, qué es lo que diría Fèlix… tan solo llegar a la ciudad condal me dirigí con el metro, la línea azul, hasta la para da de Hospital clínico… iba con cierto miedo a perderme ya que tengo experiencia en este tipo de cosas y además iba con los ojos bien abiertos ya que hacía más de medio año que había estado por la zona y no recordaba del todo como llegar. Lo encontré a la primera y me alegré que mi memoria no me jugara una broma. Me acerqué a la puerta de la Filmoteca y miré la cartelera de actos, comprobé que realmente estaba en el día D y a la hora H para asistir al acto. Pero fue en ese momento cuando me encontré con una grata sorpresa: “Proyección del Film Sangre y Arena (1916) de Blasco Ibáñez con música en directo a cargo del maestro Pineda”. Era temprano, así que entré en el bar de la Fimoteca hacer un café. Allí la “preocupación” sobre como sería la presentación se esfumó y he empecé a darle vueltas al tema de la proyección de la película. Sangre y arena… de que iría? Blasco Ibáñez? Pero… ¿no era escritor? ¿También dirigió películas? Miro mi reloj, las 19.15h. Me levanto y me voy a la taquilla a comprar la entrada para la presentación y proyección. Seguidamente se abren las puertas de la sala y me siento en la butaca. Al poco rato entra un miembro de la Filmoteca, Joan y Fèlix. Empieza la presentación. Tras unas breves palabras introductorias del miembro de la Filmoteca le pasa la palabra a Fèlix. Como ya conté anteriormente, ya conocía el tipo de discurso de Fèlix porque fue mi profesor de arte contemporáneo en la universidad y también sabía que tras escuchar todo lo que tenía preparado para decir acabaría encandilada y con ganas de tener el libro entré mis manos. Y así fue. Tras hablar de su amistad y su trabajo en la universidad, Fanés resumió brevemente lo que encontramos en el libro compuesto por seis capítulos. Cada capítulo corresponde a un artículo publicado en una publicación tanto nacional como puede ser internacional… resumiendo Minguet ha hecho en este libro una selección de sus mejores artículos y los ha recopilado en este libro. A continuación Fanés pasó la palabra a Minguet. Este tras agradecer las palabras de Fèlix acabó de puntualizar aspectos del libro. Para finalizar su intervención habló sobre el film que nos disponíamos a ver. Explico que era una obra del año 1916 que se había dado por perdida pero fue recuperada por Rafael Ventura no hace demasiados años. Fue la única incursión en el cine de Blasco Ibáñez y muchos la tildan de una obra que no logra cautivar al espectador, quizá porque carece del artificio americano, que al fin y al cabo era lo que buscaba el público de la época (
http://www.arteylibertad.org/articulo-1924/sangre-y-arena-1916#1) Posteriormente se hicieron otras versiones de ella la más carísmatica fue la protagonizada por Rodolfo Valentino y dirigida por Fred Niblo (1922) y luego en 1941 Robert Mamoulian hizo otra versión de la obra protagonizada por Tyrone Power, Rita Hayworth y Linda Darnell.
Finalmente empezó la proyección todo un lujo ver una obra del 1916, restaurada, en pantalla grande y con el acompañamiento al piano en directo. Para los que nos gusta el cine de estos primeros años es una joya en bruto... los planos, las interpretaciones, los virados, los efectos de transición de una escena a otra... simplemente genial. Eso sí durante el visionado tenía en mente una pregunta o más bien una cierta inquietud... el presupuesto del film. Ahora muchos al leer esto os sonará extraño que me pregunte por el presupuesto de un film al ver esta pregunta pero ahora os explico el por qué. A menudo als películas de esta época estan rodadas en un escenario “generico” (por llamarlo de algun modo) Un escenario que no nos aporta una información concreta de un lugar... puede estar rodado en Barcelona simulando un cortijo andaluz (es lo que ocurre en la pelicula de Segundo de Chomón “Superstition Andalouse” 1912) pero en ésta esto no es así. Por la trama de la pelicula el protagonista, torero de profesión, va a varios puntos de España tanto para formarse como torero y para torear. Hasta aquí ningún problema pero mis preguntas vienen a la mente cuando se ven en diferentes escenas localizaciones del lugar: las calles de Sevilla, el barrio del albaicín de Granada, la Cibeles en Madrid... no es habitual así que bueno... salí con esta gran duda en mi mente... Se encienden las luces de la sala, final de la presentación y de al proyección. Me despido de Joan, de vuelta al metro y al tren para llegar a casa y contar todo lo que he visto y conocido en menos de 2h.

Ya tengo el libro pedido en la libreria y espero y deseo que no tarde demasiado en llegar, tengo ganas de poderme meter algo más en el tema de los primeros tiempos del cine español y conocer un poco mejor el tema.

En momentos así veo como puede decantarse mi formación hacía el estudio de este tipo de cine... un mundo complicado, poco explorado pero muy gratificante y fascinante.

"Hay muchos que producen novelas porque cuando ellos nacieron ya las habían escrito otros. Si al venir a la vida no hubiesen encontrado libros, nunca se les hubiese ocurrido escribirlos. Yo, en cambio, tengo la certeza de que al nacer en un país salvaje, sin literatura, sin novelas, sin lenguaje escrito, habría hecho por las mañanas varias leguas de marcha para llegar a la cabaña del vecino más próximo y decirle: "Compañero, vengo a contarle una historia muy interesante que se me ocurrió anoche..." Yo he nacido para contar historias. Siento la necesidad de crear novelas, tan imperiosamente como necesito comer y beber."

Vicente Blasco Ibañez; Valencia 1867 - Francia 1928; Escritor, periodista y político.

7 comentarios:

M@riel dijo...

Muy buena crónica, Glo. Yo tmbién siento deseos de tener el libro entre mis manos jeje... Me ha encantado el último fragmento.

Un besazo!

El Arte del Arte dijo...

Mil gracias guapísima!
si te refioeres al ultimo parrafo es una cita del propio Vicente Blasco Ibañez... al leerla me ha encantado y creo que algo tb tiene que ver con el cine.
Besazos guapi!

El llano Galvín dijo...

No sabía que Blasco Ibáñez había rodado Sangre y Arena, siempre hay algo nuevo que aprender ¿a tí te gustó la visión de su libro? De seguro que es la más fidedigna.
Un beso!!

El Arte del Arte dijo...

El libro aun no lo he leido pero despues de ver la peli me entran ganas como hizo el "paso" del escrito a al gran pantalla.
Mil gracias por pasarte y por el comentario

Alhana dijo...

Pues aquí está otra que no sabía que Blasco Ibáñez había hecho sus pinitos en el cine. Lo conocía como incansable viajero, incluso sabía que fue de los primeros en probar la por entonces "novedosa medicina" llamada Coca-Cola... pero desconocía esta faceta. ¡Qué suerte la tuya al poder ver la película con música en directo!
Besos.

Isabel Romana dijo...

Muy interesante tu crónica. He de decirte que me he quedado muy sorprendida al ver que la película que proyectaban era Sangre y Arena. Precisamente este año se han cumplido los 100 años de la publicación de la novela, y me invitaron a un programa de radio, junto con otros contertulios, para hablar sobre ella. Es una novela en general bastante incomprendida y poco valorada. Blasco Ibáñez dirigió esta versión que has visto, pero también otras novelas suyas fueron llevadas al cine. Tuvo su aventura como cineasta y, desde luego, triunfó en Hollywood, donde vendió derechos por cantidades multimillonarias. Era un personaje multifacético: periodista, escritor, editor, colonizador, cineasta y, como él mismo se definía, agitador político. Un personaje singular, absolutamente fascinante, al que por nada en el mundo me hubiera gustado tener como enemigo.

Ha sido una feliz coincidencia, Glo. A veces ocurren estas cosas...
Besos.

El Arte del Arte dijo...

Mil gracias Alhana e Isabel por vuestros comentarios!!
Mil besazos!