miércoles, 11 de noviembre de 2009

Millenium I - Del papel al celuloide

Hace un tiempo que ya dediqué un post a la adaptación de novelas en el mundo del cine. En él comentaba lo complicado que suele ser para los guionistas de cine adaptar una novela a la gran pantalla y sobretodo que partes seleccionar para ser mostradas al espectador.

Hoy me gustaría hablaros de otra adaptación literaria al mundo cinematográfico. Esta vez no solo me ceñiré en hablar de los factores que se llevan a cabo para la adaptación sino que hablaré de de la obra literaria y de la película por separado y luego buscaré los puntos de unión y los que no aparecen reflejados en el film.

Ayer por la noche visioné, por fin, la adaptación a la gran pantalla del Best Seller “Los hombres que no amaban a las mujeres - Millenium I”. Tenía muchísimas ganas de verla porque el libro, y la saga entera, me fascinó y me enganchó desde su inicio a su fin. A la vez me daba algo de reparo verla. Sabemos que nunca las adaptaciones son buenas o cuentan la historia como puede ser más vendible.

¿Qué decir de la saga de libros? Pues simplemente que son una maravilla. Al comprarme la primera parte iba con algo de miedo por si no me agradaba el tema o la historia que se contaba en él. Pero… fue todo lo contrario. En menos de una semana me había leído el primero y el segundo lo terminé una semana más tarde, así que en un periodo de 15 días me leí las dos primeras partes. La espera a la salida al mercado del tercer volumen se hizo eterna porque el final de la 2ª parte es de los finales más abiertos que he leído jamás. La durada del tercer volumen también fue de una semana y media. Es un tipo de literatura que engancha, son de aquellos libros que no puedes dejar y aunque se te caigan los parpados por la invasión del sueño a altas horas de la madrugada siempre acabas diciendo “Me termino el capitulo y apago la luz.”
De los tres volúmenes me quedo con el segundo. La historia es mucho más tensa con mucha más acción y con un encadenado de causas y efectos impresionantes. (No quiero desvelar detalles por si alguien aun no ha disfrutado de la lectura).
Finalmente me gustaría destacar en la parte literaria el personaje de la gran Lisbeth Salander. Personalmente, es uno de los mejores personajes de ficción creados jamás. Una mujer con las ideas claras y con un pasado más que turbulento al que sale adelante colocando a todo el mundo de su pasado en el lugar donde debe estar.


Respecto a la película decir que la adaptación de las partes es buena. Los detalles mostrados en la película se reproducen al 100% en la gran pantalla, simplemente el detalle de la casita que se aloja Michael Blomvisk en Hedestad es tal y como yo la tenia en mente mientras leía el libro. Pero como no, hay puntos entre comillas decepcionantes. Sabemos que adaptar un libro de casi 800 páginas al cine es complicado porque muchos detalles, muchas historias que pueden parecer de segundo rango no aparecen (pero una vez lees la saga ves que son cruciales para el final de la trama). También me ha parecido en un momento de la película que se “saltan” el orden de la trama, tampoco estoy demasiado segura porque hace ya muchos meses que me leí el libro así que no lo puedo afirmar con totalidad. El reparto de los actores también es muy bueno. Siempre tenemos en mente al atractivo periodista cincuentón y a una exuberante Erika Berger en al mente y una vez los ves dices “¡Ui! Creo que no son los mismos que yo había imaginado” pero si afirmar que el personaje de Lisbeth es tal y como la imaginaba. Dieron en el clavo en el casting de Noomi Rapace porque físicamente reúne todos los rasgos característicos de la heroína de papel. (Claro está que vestuario y maquilladores en este personaje se les debe dar un 10)


Bajo mi humilde punto de vista os recomiendo leer la novela. Siempre se recomienda pero en este caso aun más por el hecho de dejarse miles de detalles en la manga y realmente Millenium se disfruta leyéndolo. Si habéis visto ya la película también os recomiendo la lectura. Como digo la película es un resumen de las partes más importantes del libro pero leyéndolo se pueden entender muchas de las cosas que quedan en el aire en el film.

Me queda por ver la segunda parte “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” una vez vista sin duda alguna os haré mi humilde critica. A ésta si que iré a verla fijándome en todo porque, ya he dicho anteriormente, para mi es el mejor de los tres libros, eso me puede llevar a tener una gran decepción pero… me arriesgaré.

lunes, 2 de noviembre de 2009

"Dies Irae" Carl Theodor Dreyer (1944)


Hacía tiempo que tenía pendiente una sesión de cine con Dreyer. El cine que realiza es denso dentro de su simplicidad así que se tiene que estar prevenido a lo que se va a visualizar.

El sábado me decidí a ver Dies Irae, como digo al tenía pendiente desde hacía tiempo (Igual que Orden y Gertrud, que siguen a la espera de una sesión.) me conciencié a lo que iba a ver y… “¡Luces, cámara y acción!”

¿Que decir de la película? Es una obra maestra que debe verse una vez a la vida. Dejo una pequeña sinopsis que he encontrado por Internet para situar a todos aquellos que no han visto la película:

“Marta de Herlof es acusada de brujería y condenada a la hoguera. Acude en busca de ayuda a casa del Pastor de la Iglesia, Absalon, para que la salve de la misma manera que salvó a la madre de su joven y actual esposa Anna. Este se niega y Marta le amenaza con denunciar el hecho pues, según la ley, la hija de una bruja también debe morir en la hoguera.”

Si alguien ha visto alguna película de este gran director verá que sigue sus características típicas de toda su producción: Simbolismos por doquier en las escenas (en Dies Irae se ve una gran cantidad de cruces en formas de sombras en los fondos de las escenas, y una muy clara tanto en el encabezado como en el fin de la película, las cuales nos hacen pensar en como puede acabar todo); grandes silencios creando más tensión en las escenas; planos cortos muy interesantes donde se pueden ver realmente los personajes como son (no son tan cortos como en su película Juana de Arco pero se le asemejan); su falta de maquillaje en todos los actores (es un punto que me gusta de Dreyer no disfraza a sus actores con algo que no son o quieren aparentar ser) son lo que se ve; los movimientos de cámara también delatan al director, algunos planos fijos, planos (algunos) bastante generales pero todos con escaso movimiento que hacen que el ritmo del film sea más lento; y para finalizar la escenografía sigue siendo austera y fría como se ve también en Juana de Arco.

Como no os al recomiendo que la veáis. Eso si, advertiros que no esperéis ver una película con un ritmo rápido y amena (de esas que son duras pero que el tiempo pasa volando como por ejemplo “El niño con el pijama de rallas” o “Philadelphia” -se que son ejemplos bastante alejados temporalmente al film que hablo en el articulo pero pueden servir de referencia-) sino que es una película lenta, seca, amarga y complicada. Soy consciente que todos estos adjetivos hacen tirar para atrás a cualquiera pero no tengo que decir una cosa por otra y luego os encontráis con la realidad.

Como he dicho en el inicio tengo pendiente aun Orden y Gertrud así que una vez las visualice ya os haré una pequeña mención en el blog.